Perfumería: Natural versus Sintético

Los sintéticos son como colores en el arcoíris. Frédéric Malle

El desarrollo de la perfumería moderna con toda su creatividad y expresión artística fue posible gracias a la síntesis de nuevas materias primas idénticas a las naturales. Estos compuestos abrieron un universo desconocido hasta entonces de perfumes 'fantasía'.

En los últimos años, sin embargo, tanto en la perfumería fina como en la industria de cosméticos la tendencia se inclina hacia lo natural, que se considera más saludable o sustentable. ¿Pero, es realmente el caso?

El nacimiento de la perfumería moderna

El comienzo de la química especializada en olores o ingredientes para la utilización en fragancias remonta al año 1818. En las siguientes décadas ya se logran aislar y sintetizar el aroma a canela y almendra amarga, que es el primer material natural que se logra prepararse de manera sintética.

En 1868 el británico William Henry Perkin sintetiza la cumarina, una molécula que existe naturalmente en la haba tonka y tiene un olor dulce que remite al heno y al mazapán o pasta de almendras. Este material se usó por primera vez en 1882 en el perfume Fougère Royale de la casa francesa Houbigant.

Fougère Royale

Fougère Royale es el primer perfume en la historia en emplear un ingrediente sintético, la cumarina. El perfume nace en 1884 cuando Paul Parquet, perfumista a cargo de la casa francesa Houbigant decide evocar el aroma de los helechos (fougeres) que por lo general no tienen olor. La fragancia fue un éxito e inspiró la creación de perfumes como ‘Paco Rabanne pour homme’ (1973), ‘Drakkar Noir’ (1982) y ‘Cool Water’ (1988).

Fougère Royale no sólo es la primera fragancia en contener una materia prima sintética sino que marca el comienzo de la perfumería moderna como la conocemos hoy. Además abre la industria a un mundo de posibilidades, los “perfumes fantasía”, aquellos que no huelen como o intentan replicar la naturaleza.

El nuevo acorde que crea Parquet se llama fougère y contiene lavanda, cumarina y musgo de roble. Es la base de la mayoría de las fragancias masculinas que conocemos actualmente y le da nombre a una importante familia olfativa.

La perfumería avanza y a su vez se incrementa la utilización de materias sintéticas como la vainillina que apreciamos en ‘Jicky’ de Guerlain (1889), el perfume más antiguo que aún se comercializa aparte de las Eaux de Cologne. A la síntesis de vainillina le siguen la de la heliotropina, que huele a la flor heliotropo aunque no se encuentre en ella, la de los aldehídos que se usaron en el famoso Chanel No. 5 y muchos otros que se usan hasta el día de hoy. La paleta del perfumista se amplió y pasó de tener 300 materiales (todos naturales) a mitad del siglo 19 a más de 5.000, un número que sigue creciendo. Cada año se sintetizan más de 2.000 moléculas pero sólo 10 de éstas salen al mercado porque los testeos de calidad y toxicidad son muy rigurosos y cuestan tanto que a veces es desalentador.

Características de las materias primas sintéticas

Los ingredientes sintéticos son de tres tipos:

1. Reproducciones sintéticas en el laboratorio de substancias que existen en la naturaleza, como ocurre en el caso de la cumarina.

2. Olores idénticos a los naturales que no existen como tales en la naturaleza, como la heliotropina.

3. Olores que antes de ser descubiertos no hemos olido nunca o nuevas moléculas.

Las materias primas sintéticas resultan interesantes para la creación y pueden ofrecer muchas ventajas. Por ejemplo, reproducen el aroma de materias primas que no se pueden extraer de forma natural, como el aceite esencial de gardenia o lirio que son demasiado frágiles para aguantar el proceso de destilación que se usa en la obtención de aceite esencial de rosa y jazmín. Por otro lado se pueden recrear olores inmateriales o imaginarios, como el “olor a sal”, a “verano” o “helecho” como en el caso del Fougère Royale.

Sustentabilidad: ¿qué es mejor?

La naturaleza tiene una cantidad finita de recursos que puede brindarnos en términos de materias primas: usarlos en la industria de fragancias no siempre resulta sustentable. Para obtener un kilo de absoluto de jazmín hacen falta 6.000.000 de flores o 600kg de las mismas. Para obtener 1kg de rosas se precisan 900kg de flores o 50.000 rosas. Cuando tomamos en cuenta la cantidad de productos que se perfuman, desde jabones y detergentes hasta velas o perfumes para la piel, nos damos cuenta de que la producción a gran escala es en detrimento del medio ambiente. En el caso de los detergentes para la ropa, que siempre son perfumados, no alcanzaría la tierra entera para proveernos de suficientes materias primas. El uso responsable tanto de ingredientes naturales y sintéticos es el que protege nuestro ecosistema.

El uso de materiales sintéticos protege las especies naturales evitando la explotación de ciertas materias primas protegidas o animales en peligro de extinción. Por ejemplo, el uso de la madera de sándalo proveniente de la India causó la extinción del árbol. Ahora se cultiva una variedad similar en Australia de manera sustentable, regulando su utilización, asegurando nuevas plantaciones y cuidando a la comunidad. Al mismo tiempo se descubrieron moléculas sintéticas que poseen características similares a este ingrediente, cálidas, amaderadas y cremosas como el sándalo natural. El ambergris es otro material que resulta muy importante en la perfumería y proviene de un tipo de ballena. Es tan preciado que resultó en la caza de ballenas hasta que se limitó su uso en la perfumería.

Toxicidad

Las substancias sintéticas en algunos casos son menos alergénicas que las naturales. Los aceites esenciales naturales por lo general son irritantes cuando se aplican en piel y deben usarse con cuidado y/o diluidos. Los aceites cítricos y el musgo de roble causan fotosensibilidad que resultan en manchas cuando entran en contacto directo con la piel. De hecho, más de la mitad de los alérgenos que deben figurar en el embalaje de los productos de belleza son los de origen natural.

Con respecto a la toxicidad de las moléculas sintéticas, algunos nitro-almizcles fueron prohibidos porque también pueden causar fotosensibilidad. Otros por no ser biodegradables. ¿Pero sabías que muchos ingredientes naturales tampoco son biodegradables? La mayoría de las maderas para empezar no lo son.

Si bien muchas moléculas sintéticas han estado en la mira por su supuesta toxicidad y daño al medio ambiente, es importante entender que los productos sintéticos en sí no son dañinos y que los naturales no son completamente inocuos.

En 1973 se creó la Asociación Internacional de Fragancias (IFRA) para implementar un código de buenas prácticas en torno a productos perfumados. La IFRA se encarga de controlar los materiales utilizados en la industria con testeos muy estrictos a nivel europeo para garantizar el uso seguro. Mientras los productos hechos en casa no siguen estas reglas y pueden resultar menos seguros, los que se producen en laboratorios siempre se adhieren a las normas de IFRA, que varían según la aplicación del producto. Esto quiere decir que no se aplican las mismas normas para un perfume ambiental, una vela, una crema, un suavizante para la ropa o un perfume que va en piel. Es muy importante tener esto en cuenta y usar el producto como indica la etiqueta únicamente.

Actualmente más del 99.99% de los perfumes en el mercado global están compuestos de ingredientes sintéticos y naturales. Muy pocos son completamente naturales, menos del 5%.

Es interesante, en fin, mencionar que históricamente el uso de materias primas sintéticas ayudó a bajar el costo de los perfumes y hacerlos más accesibles al público general, democratizando la perfumería que hasta entonces era accesible sólo a la clase alta. Sin embargo cabe destacar que algunos sintéticos, como los que imitan el olor del ambergris, pueden ser más costosos que los naturales más raros o exóticos.

La perfumería moderna no existiría sin esos ingredientes sintéticos que abrieron la gama a nuevas posibilidades, lograron que la perfumería sea más interesante y nos acercaron perfumes que no logramos extraer de manera natural.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados